Asics Trials: Endurance

  • ¡Un Momento! Todavía no estoy preparada para esto…

Fue lo último que le dije a mi esposo antes de arrancar en la carrera, no sabía ni a que iba, la última carrera que había hecho así fue muy complicada y apenas estaba haciendo conciencia de que me iba a meter a una ruta de 18km de mucha altura y que barbaridad, repito QUE ALTURA

Ayer fue el cuarto reto de Asics Trials (ya deberían auspiciarme por hablar de sus carreras jaja, broma no empiecen de intensos) y puedo decir que ha sido la MEJOR RUTA, LUGAR Y CARRERA de lo que va del 2018 me encantó, déjenme platicar el porque.

La cita fue a las 6 de la mañana en el Centro Ceremonial Otomí que está pasando un lugar llamado Temoaya en el Estado de México; al llegar estábamos en plena oscuridad, no se veía nada, lo que hacía pensar bueno y dónde demonios vamos a correr, tras caminar medio kilómetro y entregar la carta de exoneración, subir muchos escalones llegamos a la que sería la salida cosa que me puso a pensar ¿Y también será aquí la meta?

Pues en ese momento sin ningua idea y después de calentar, observando como amanecía habia llegado el momento indicado de salir. Al principio fue bastante difícil porque era bajar por un empedrado hasta el lugar por donde habíamos entrado y ahí fue cuando descubrí un letrero que me llamó la atención

17 km

¡Madres! Vamos ir y regresar ¿Pero hasta dónde? ¿Cómo saber dónde está el retorno?

Es basico que explique mi amor por los los días nublados y acabados de llover, odio el sol, y correr en días nublados es una bendición y justo así estaba el clima ayer. Este clima ayudó en poder apreciar el hermoso paisaje que veíamos mientras corríamos, una ruta con bosque a su alrededor, la estrecha carretera era llena de curvas, tenía un carril de ida y uno de vuelta y lo único que se veía era árboles y más árboles. Y bueno, ustedes podrían preguntar ¿Cuál es la dificultad? Pues se supone que es un carrera de altura y cambio de pendiente y así fue, conforme íbamos avanzando las subidas no acababan, se contrarrestaban con bajadas y cambios de pendiente en las curvas y con la ayuda del clima adecuado era perfecto para no sufrir de más, hacía frío e incluso había una neblina pero era un lugar tan hermoso y tranquilo, que el sufrimiento de la altura pasaba a un segundo término. Mis audífonos se quedaron sin pila en el kilómetro 1 y a cambio de otras veces no me pesó ir sin musica, iba admirada de ver el lugar, iba enfocada en mi pisada y respiración, no había necesidad de música quería escuchar lo que tenía a mi alrededor.

Correr no fue nada fácil, debías tener fuerza, condición, buena técnica para las subidas y en especial fortaleza mental, en especial en no desesperar en que habría tramos que no se podía correr a tu paso normal. Había partes que tenía que caminar y no me pesaba, porque me sentía preparada para soportar la fátiga, así fue como transcurrieron 9 kilómetros de ir por un camino que parecía no tenía fin, no sabía a dónde iba y eso suena un poco raro, porque generalmente en una carrera en la ciudad llegas a un determinado lugar y está habitado, aquí no, ibas por un camino que parecía interminable, sin nada más que naturaleza que podía hacerte preguntar ¿Y dónde está la maldita vuelta? ¿Cuándo vamos a regresar? En el momento que ví que venía el puntero de regreso y empezaban a pasar corredores dije ok, esto tiene final y todo lo que sube tiene que bajar y así fue como ví a varios amigos viniendo de regreso, mi esposo al que le dije “Ese Kicks (un amigo) viene echo la chingada” y por fin llegué al punto de regreso, me alegré dí media vuelta y entonces ahí descubrí que todo lo que las bajadas también tienen su chiste. Parecía que sería fácil bajar pero por ratos había subidas y eso lo complicaba uno iba con un ritmo rápido y de pronto la subida y uno metía como la primera de nuevo, además de que las bajadas eran muy inclinadas por lo que tenías que pisar bien sino te ibas literal hacia delante. Entonces no les cuento la diferencia de parciales que tuve desde 1km de 8min hasta 1km de 5:35min bueno, pues ni hablar hubo de todo.

Ya venía de regreso cuando veo de nuevo el letrero de 17km y ahí descubrí que para llegar a la meta hay que subir – ¿A qué loco se le ocurrió esto? Ya venimos cansados y nos ponen a subir casi unas paredes – pensaba mientras subía, venía fundida y la gente lindísima diciendonos ¡Ya es lo último, correle! Echando porras y al final cuando llegué, la cara de mi foto muestra la alegría y el cuánto lo disfruté.

Debo confesar que me valió sorbete que tenía un ritmo que hacer, si veía por ratos el reloj y decía chin ya valió, pero venia en un modo de felicidad al maximo, tenía mucho que no disfrutaba tanto ese correr sin saber que hay adelante, esa curiosidad, ese asombro por ver algo que no conoces, esa neblina que bañaba todo el bosque y los pedazos de campo, esos árboles enormes que claramente llevan cientos de años en ese bosque y que te quedas pensando ¿De qué tanto habrán sido testigos? Muy impactante, al final cumplí el primer mandamiento de este deporte que es disfrutar.

Y con esto se acaban las carreras, no habrá más hasta el siguiente objetivo y no es el Maratón de la Ciudad de México, ya les contaré en su debido momento, aunque varios ya saben, prefiero dejarlo para el último y esta vez ya tengo texto para Maratón de la Ciudad de México, pensaba hablar de un tema en especial pero al final cambié de idea y resulta que un día me llegó la inspiración y lo acabé, falta editarlo y ponerlo bonito…

Así es como llego al final de este post, esta será una semana pesada en cuanto a kilometros y mañana me tocan unas repeticiones de muerte, pásenla bonito, disfruten sus kilómetros, no vean el reloj relajense tantito y nos leemos pronto

*Foto de portada tomada del Facebook de Asics Mexico

Mariana

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s