AsicsTrials en 360 palabras

El día de hoy se celebró la primera edición 2018 de Asics Trials: Discipline en el Centro Dinámico Pegaso ubicado en Toluca. La prueba consistió en hacer 5 vueltas de 2 kilómetros escoltados por “dos carros pacer” que iniciaron con un ritmo de 6:15 km/min  y finalizaron con 5:10 km/min. La sexta vuelta fue corra su “sprint” al nivel que guste sumando 12 kilómetros de mucha concentración y diversión.

Leer más »

Anuncios

Maratón de Berlín: Tan lejos y tan cerca de la perfección

Vengo en el kilómetro 35/36 el plan va saliendo bien a la perfección y Dios ha decidido sonreírme y poner en el camino una chica que alrededor del kilómetro 16 hemos decidido acompañarnos, va al mismo ritmo planeado que el mío y en ocasiones cuando ella o yo aminoro o acelero el paso nos corregimos; no platicamos nada, solo vamos enfocadas y cuidando que en los abastecimiento salgamos con agua y completas para continuar. Hace un calor mortal, la banda del pecho jamás me ajustó bien y después de pelear con ella e intentar ajustarla mientras corría los primeros 5kms decidí que: o dejaba que se acomode donde le plazca o paraba y la acomodaba; claramente me fui por la primera opción, es un valor agregado. No he dejado de comer y tomar agua y ha sido necesario mojarme varias veces para no sentir el sol que hace, pero aún así me siento completa y oficialmente ¡es el primer maratón que llevo más de 36 kilómetros corriendolo enterito!

Cualquiera pensaría que los alemanes son fríos y les vale madre el maratón, ¡Que va, son la onda! Todo el camino está lleno de gente que aplaude, bandas que amenizan con música, abastecimiento con agua, pipas para rociar y refrescar, servicio médico y todos corren ¡corren muy fuerte! Es raro ver alguien caminando en la ruta, tal vez sea porque sabemos que a esta hora que corremos, el grandísimo genio de Kipchogue ya rompió el récord mundial y nosotros sentimos la responsabilidad de romper nuestro propio récord, así será, hoy se acaban los maratones arriba de 5 putas horas…

Y mientras seguimos mi amiga y yo, pienso en todo lo que tuve pasar para llegar a este momento, para muchos es fácil hacer tiempos rápidos de maratón para mí no, ha sido una puta joda y cuando creí estar a punto de lograrlo volví a fallar; pude haber renunciado, ni que me pagarán, pero soy más terca que una mula, cada vez que pensaba que hueva correr o neta hoy me toca esto, pensaba en que lo iba a agradecer en los últimos momentos y así fue. Venimos pasando el 38 y ahora sí ya empiezo a sentir que ya me cansé, la vista empeora cuando veo un pobre amigo vomitando en una coladera, seguro son los pinches geles, lo entiendo tanto. Y es entonces cuando pienso, en este punto me podría parar y caminar y cagado llegó antes de las 5 horas, pero ¡no! Ya llegué muy lejos y si mis cuentas no me fallan quedaré abajo de un 4:30 y pienso estoy tan cerca de la perfección y tan lejos al mismo tiempo.

Cerca, ya faltan 4 kilómetros o menos, ya corrí 38 y tan lejos porque el cuerpo empieza a pasar factura pero ahí vamos, chocando las manos en el 40, faltan 2 y empiezo a sentir ese nudo en la garganta, esta vez en lugar de reprimirlo me pongo a llorar y digo en voz alta -Gracias Dios mio por poder llegar- (me acuerdo y se me aguada el ojo de nuevo) porque bien sabe él lo que sentía en ese momento y que necesitaba sentir está alegría de la más pura y es cuando intercambiamos palabras mi nueva amiga y yo. Para ella es su primer maratón y cuando le explicó la razón de porque es tan especial creo que lo entiende a la perfección, seguimos…

El 40 ha sido el más difícil y yo ya quiero caminar pero no puedo dejar sola a mi amiga ¡Es su primer maratón! Ya nos acompañamos, ya pasamos lo mas difícil, hay que seguir, así como en la vida igualito; la ruta de Berlín es muy bonita, todo el tiempo estás en la ciudad, es plano, hay partes con sol y otras con sombras lo cual ayuda y generalmente son tramos rectos sin tanta vuelta, sin embargo para llegar al hermoso Brandeburgo haces una serie de giros que hacen que la mente se desespere, tú ya sabes que si encuentras el Brandeburgo es un ya casi llegaste, así viene en los vídeos que viste de la carrera ¿no? Pues no, rodeas por varias calles y en el 41 empiezas a ver esa hermosa construccion de no sé cuántos metros, con sus estatuas hermosas y lo único que pienso: valió la pena, valió la pena haber fallado tanto, haber empezado desde abajo, haber dudado, haber sentido dolor, es uno de los momentos más mágicos de toda mi vida y en eso como si me pusieran dinamita en las piernas , paso de 7km/min a 5:22 km/min y ahora solo busco la meta (no está tan cerca como en los vídeos, me han engañado jaja), veo las gradas y me dejó ir con todo, no puedo con la emoción y por un momento toda la tristeza, problemas o ansiedad que he sentido por la partida de ella, desaparece, porque por un momento ella estaba en el letrero del 42 sonriéndome y ahí supe, que ese 16 de septiembre era un buen día para correr.

No me resta que decir de nuevo gracias a todos y que como lo dije, ahora sé que puedo y que la disciplina y constancia es la base de todos los éxitos, no hay churros, ese 4:28 oficial me sabe a gloria y es el parteaguas de muchas cosas. En este momento llevo semana y media de vacaciones y viajando, cosa que es la primera vez hago por tanto tiempo, hoy quiero disfrutar y ya cuando regrese a México será hora de sentarse hacer números y ver para que alcanza para el Maratón Powerade de Monterrey y volver a las andadas, de nuevo.

No quiero sonar como el típico blog chaqueto con frases motivacionales que me dan hueva, pero cuando quieran renunciar o no puedan más, piensen en la constancia que están teniendo, en la disciplina que le están metiendo, sean realistas con sus números, complementen sus entrenamientos, consulten EXPERTOS que lleven años haciendo esto, al final se los juro valdrá la pena

Gracias Berlín valió la pena la espera…

Anotaciones para Berlín

La idea

Parecía una idea perfecta y a corto plazo era 2015, quería hacer un viaje largo con mi esposo fuera del país, los requisitos: algo muy lejos, que valiera la pena el gasto,un lugar que no conocieramos; un compañero de la oficina me había comentado que la mejor temporada para ir al viejo continente era en Octubre y de pronto se me ocurrió la idea ¿Y si vamos a correr un maratón a Europa? Así fue como empecé a buscar eventos y ahí se cruzó el primer acercamiento oficial a los World Marathon Majors, un serial de 6 maratones reconocidos por tener una organización impecable, atletas nivel elite, reconocidos ante los estándares de la IAAF y una ruta para no olvidar.

Entonces dí con el Maratón de Berlín, distinguido por ser el maratón en el que todos los récords se rompen, lugar favorito de los Elite, era la parada y excusa perfecta para correr y conocer el resto de lugares cercanos. Investigué los requerimientos, las fecha del evento y espere a que fuera el día en que abrieran el sorteo puesto que mis tiempos en maratón no cumplían para entrar por otro medio y pasó lo que a la mayoría les ha pasado en los sorteos, no me quedé, siempre he sido mala para eso del azar, ni que hacerle… El plan tendría que esperar un año más, para volver a intentarlo o quizá intentar bajar los tiempos, todavía en ese tiempo pedían a las mujeres abajo de 4 horas, nada estaba escrito y mientras tanto seguiría corriendo…

¡Perros!

Soy el ser más enojón y hostil del mundo, no tengo un carácter dócil ni mucho menos lindo pero todo se transforma cuando veo a un perro… Mi poca tolerancia se eleva al máximo, la vida se vuelve dulce y me convierto en un ser sociable, platico con extraños sobre su muñeco (así los llamo) y sí alguien le echa un piropo a los míos no bueno ¡wow! Ya amo a esa persona… Siempre he pensado que mi trabajo perfecto sería bañar y pasear perros, no me causa tema recoger cacas o limpiar meados de animal y en mi escala de gente que me cae bien, está la condición de sí el sujeto tiene un perro puedo congéniar con él y sí ese mismo adoptó al perro ¡qué bárbaro! ¡Ese sujeto es una gran persona!

Mi amor a estos animales, nació de un pequeño recogido de calle, de 10 kilos llamado Barbas que nos dió alegrías durante 13 años de su vida, decidió partir a mejor mundo meses después de que mi abuelita falleció. La ausencia de Barbas nos rompió el corazón, era un miembro de la familia y su partida dolió al grado de no querer tener un animalito de nuevo; pero eso cambió con la llegada de Sully un chiquitín de 4 kilos cruza de Yorkie el cual robó mi corazón desde que lo ví esa noche de lluviosa antes del cumpleaños de mi mamá (no es choro asi fue). Se convirtió en mi compañero de cuarto, de lágrimas (tuve una racha triste larga) y cuando me mudé de casa de mamá, mi esposo me dió la mejor noticia en el mundo: dejó que lo llevará con nosotros; hasta el día de hoy le digo que ningún anillo de compromiso es mejor regalo que dejar que Sully nos acompañará en nuestra nueva vida.

Django llegó después por circunstancias muy irónicas, se convirtió en la alegría de la casa, el perro que le roba un saludo a cualquiera y también la compañía perfecta para Sully. Y por último Max, el pequeño poodle que adoptó Marisol año y medio antes de que partiera. Ellos tres eran la mezcla perfecta entre amor incondicional, alegría y unión; Max logró lo que ningún humano había hecho: unirnos a Marisol y a mí, dejar de pelear por tonterías (como era nuestra costumbre) y disfrutar tiempo de calidad como hermanas. Los días que Max llegaba a quedar en casa paseaba a los tres animalitos, me hacía muy feliz, no importará que tan complicado fuera…

Alguna vez leí que cuando uno corría debía visualizar en como se veía, asociarlo a un animal y el primer animal que pensé fue el perro, ¡Claramente! A pesar de que no cuenta con un sistema respiratorio o de transpiracion tan avanzado como el del humano, el movimiento del perro es natural, su agilidad, su manera de correr hipnotizan, es como ver magia. Una vez ví a un Selter corriendo con su dueño, el pobre cuate ya venía cansado corriendo por inercia mientras su amigo peludo venía tan fresco, lo hacía ver natural, era la imagen perfecta y cuando necesitará visualizar como me quería ver corriendo, pensaría en mis perros, en su movimiento de patas y cola armonizado, la cabeza al frente, no agachada, disfrutando la vista; eso sí, la lengua de fuera no se podría, me vería un poco rara…

Así fue como un día de éstos, nació la idea sobre el que llevaría en este maratón puesto; esta vez quería correr con algo único, quería fuera algo que representará la persona que soy y mi personalidad; no quería la típica playera, quería hacer un tributo a ellos por su amor incondicional, por lo que han aportado a mi vida y la forma en como cada uno de estos animales me ha enseñado lecciones que ningún humano ha logrado; han sido una guía, motor y también una inspiración en poder aprenderles la fidelidad que le tienen a uno a pesar de todo, no había otra cosa mejor que poner, los quería estampados a ellos, a mi Sully por ser mi compañero favorito de mudanzas y de momentos, a Django por como nos roba una sonrisa todos los días, por su manera en la que se relaciona con el mundo y su valor y mi Maxi, el perro nube al que definitivamente le deberé toda la vida como me unió a Marisol…

Altas expectativas

Y fue así como me planteé erróneamente la idea de lograr un tiempo por debajo de 4 horas para mí segundo maratón. El objetivo sería Ciudad de México 2016 el cual no salió del todo bien…¿En qué demonios estaba pensando? ¡No sé! Al día de hoy me da mucha ternura pensar que podría lograrlo así de sencillo, y es que el maratón es esa prueba que juega con tus sentimientos, así como ese patancito que te gustaba y te dejaba hacerte ilusiones de que pasaría algo más y al final te bateaba cual vil pelota de beisbol, así es el maratón. Ojo, eso no significa sea imposible lograr ese tiempo, para nada, simplemente la estrategia planteada carecía de realidad para ese momento: desconocía muchos aspectos a considerar en el running y creer que el destino me jugaría a favor, fue muy tonto. En resumen, ese día todo iba conforme al plan y al kilómetro 17 mi rodilla izquierda falló, los otros 25 kilómetros fue una pesadilla por ratos caminaba, trotaba y repetía… Sufrí, acabe muy frustada y fue cuando me di cuenta que si quería ser una corredora más veloz iba a ser un trabajo a largo plazo y que los objetivos se construyen sobre bases reales, no sobre nubes y que si deseaba ir a Berlín en poco tiempo, iba a tener que pensar en otros medios.

Correr por una razón

Todo corredor que conozcas te contará una historia sobre cómo empezó, toda historia tiende a tener un lado tierno, motivador y también un lado genérico, porque al fin y al cabo todos terminamos corriendo porque queremos sentirnos bien; dentro de cada uno el hecho de retarse a uno mismo, llevarse al límite es adictivo e incluso es algo que si tratas de explicárselo a alguien que no corra no lo entenderá. Conforme uno va subiendo de grado de dificultad, es decir, un medio maratón, ahora un maratón incluso un ultra, empieza a tener un significado especial; uno no por la vida haciendo cada 8 días una distancia así y entonces cada preparación, cada nuevo reto, cada vez que hay una tirada larga es inevitable pensar – ¿a quien o a que voy a dedicar esto? Me estoy rompiendo el culo, tengo que encontrarle un sentido-. Y se le tiene que encontrar significado porque sino se vuelve tedioso, pierde esa chispita de magia y es ahí cuando uno decide dedicarlo a esa gente que amas, a aquellos que tal vez en vida física ya no están, o a esa situación por la que pasaste muy difícil y quieres celebrar que saliste de ahí o tal vez suene muy ególatra, uno se lo quiere dedicar a uno mismo.

Eso me pasa justo en este momento, siempre he asociado el maratón a algo circunstancial, mi primer maratón era una emoción, alegría, me casaba tres meses después; luego vino la expectativa del segundo hacer tiempos súper demandantes, luego vino el tercero en el que fui realista, me aboque al presente, sin dejar de pensar en toda mi familia y seres queridos y luego estuvo el cuarto el que pasó de ser mi primer maratón fuera del país a voy a correr por mi familia..

Esta vez no se trata de nadie, se trata solo de mi, que no se confunda con vanidad es más bien, que esto es una celebración al como logré sortear este año tan complicado y perdón que lo repita, pero no fue sencillo y aunque había veces que tenía mil ganas en quedarme en cama, no hacer nada y simplemente el tiempo pasará, me paraba y seguía. Todas la veces que entrenaba y pensaba ya me cansé, esto no es para mí, es muy difícil me aferraba al lo voy a lograr. Esta vez corro por mi porque lo logré y no sé que venga pero sé que voy por buen camino. Cómo lo he repetido tantas veces, hay que disfrutar, vivir la vida bonito, solo tenemos una y el reloj sigue contando.

Pequeña reflexión para el Maratón de la Ciudad de México…

Derivado del día del Maratonista que se celebró hace algunos días he tenido presente esa noticia de los organizadores del Maratón Internacional de la Ciudad de México sobre su temática de poder caminar y extender el tiempo de prueba a 9 horas; hoy que estamos a 5 días de este evento he recabado varios pensamientos teniendo una pequeña reflexión que aquí les va:

He investigado sobre esta modalidad en otros lugares como por ejemplos en el Maratón de Nueva York o de Chicago, el concepto llamado Marathon Walker, no es algo nuevo, ni innovador e incluso hay planes de entrenamiento para aquellos que desean hacer esto; esta dinámica funciona en muchos otros eventos sin embargo es aquí que tengo dudas respecto si estamos preparado para respetar está modalidad… Los mexicanos somos amorosos, cordiales, buenos vecinos, amigables, luchones pero el tema de respetar reglas, es como dirían los amiguitos de Recursos Humanos es “nuestra área de oportunidad”, nos cuesta respetar reglas como no pasar el alto, no meterse en la fila y detallitos de este estilo, por lo que pregunto ¿Estamos preparados para adoptar está temática?No dudo, haya alguien allá afuera que diga enhorabuena yo soy un caminador de maratones ¡bien! Pensaron en mí… Pero es una mínima población…

A estas alturas del partido los que corrren el 26 de agosto, su suerte ya está echada, ya no hay mucho por hacer más que descansar, comer bien, bajarle el paso a la máquina para estar listos para el gran día y aquí quiero hincapié en lo siguiente para todos los caminantes debutantes en esta prueba de maratón que consideren los siguientes aspectos

  • ¿Ya lo ha hecho antes?

  • ¿Ha entrenado para hacerlo? Y hablo de cuerpo y mente porque serán muchas horas caminando…

  • ¿Es consciente de las reglas que implican caminar? Llámese estar en el corral adecuado (no en el de 3 horas), ir por extrema derecha para eficientar el tráfico de corredores, hay que tomarlo en cuenta

  • ¿Tiene la ropa adecuada y calzado para caminar durante un largo período? ¿Sabe lo que debe comer y tomar durante la prueba y cada cuánto?

Si respondió a dos de estas preguntas No, no lo hagas puede acabar en un desastre desde acabar frustado, deshidratado, con ampollas o lesiones o simplemente pasar un rato muy pero muy nefasto; siempre habrá una nueva oportunidad. Ahora sí se ya preparó, mucho éxito ahí estaremos apoyándolo, asegúrese de tener un plan para esto y una muy buena playlist porque está muy lejos Ciudad Universitaria…

Y para el resto también MIL ÉXITO. El maratón de la Ciudad de México fue mi primer maratón y es una ruta demandante, llena de porraS y gente linda; así que vayase como gorda en tobogán y disfruté, si le dan ganas de chillar, gritar, saludar, hágalo, a estas alturas ya deben saber perfectamente qué hacer y qué no hacer, por favor no innoven.

Después del 26 de agosto se marca un parteaguas para las siguientes ediciones de este maratón y como dije en mi anterior post veremos si el maratón se reinventará o no…

Éxito a todos los corredores listos en la línea de la salida, desde algún lugar en la ruta los estaré apoyando y echando porras… Y recuerden, cuando su cuerpo se canse, la mente les quiera jugar una mala broma solo recuerden: Sólo nos queda correr

Saludos

Asics Trials: Endurance

  • ¡Un Momento! Todavía no estoy preparada para esto…

Fue lo último que le dije a mi esposo antes de arrancar en la carrera, no sabía ni a que iba, la última carrera que había hecho así fue muy complicada y apenas estaba haciendo conciencia de que me iba a meter a una ruta de 18km de mucha altura y que barbaridad, repito QUE ALTURA

Ayer fue el cuarto reto de Asics Trials (ya deberían auspiciarme por hablar de sus carreras jaja, broma no empiecen de intensos) y puedo decir que ha sido la MEJOR RUTA, LUGAR Y CARRERA de lo que va del 2018 me encantó, déjenme platicar el porque.

La cita fue a las 6 de la mañana en el Centro Ceremonial Otomí que está pasando un lugar llamado Temoaya en el Estado de México; al llegar estábamos en plena oscuridad, no se veía nada, lo que hacía pensar bueno y dónde demonios vamos a correr, tras caminar medio kilómetro y entregar la carta de exoneración, subir muchos escalones llegamos a la que sería la salida cosa que me puso a pensar ¿Y también será aquí la meta?

Pues en ese momento sin ningua idea y después de calentar, observando como amanecía habia llegado el momento indicado de salir. Al principio fue bastante difícil porque era bajar por un empedrado hasta el lugar por donde habíamos entrado y ahí fue cuando descubrí un letrero que me llamó la atención

17 km

¡Madres! Vamos ir y regresar ¿Pero hasta dónde? ¿Cómo saber dónde está el retorno?

Es basico que explique mi amor por los los días nublados y acabados de llover, odio el sol, y correr en días nublados es una bendición y justo así estaba el clima ayer. Este clima ayudó en poder apreciar el hermoso paisaje que veíamos mientras corríamos, una ruta con bosque a su alrededor, la estrecha carretera era llena de curvas, tenía un carril de ida y uno de vuelta y lo único que se veía era árboles y más árboles. Y bueno, ustedes podrían preguntar ¿Cuál es la dificultad? Pues se supone que es un carrera de altura y cambio de pendiente y así fue, conforme íbamos avanzando las subidas no acababan, se contrarrestaban con bajadas y cambios de pendiente en las curvas y con la ayuda del clima adecuado era perfecto para no sufrir de más, hacía frío e incluso había una neblina pero era un lugar tan hermoso y tranquilo, que el sufrimiento de la altura pasaba a un segundo término. Mis audífonos se quedaron sin pila en el kilómetro 1 y a cambio de otras veces no me pesó ir sin musica, iba admirada de ver el lugar, iba enfocada en mi pisada y respiración, no había necesidad de música quería escuchar lo que tenía a mi alrededor.

Correr no fue nada fácil, debías tener fuerza, condición, buena técnica para las subidas y en especial fortaleza mental, en especial en no desesperar en que habría tramos que no se podía correr a tu paso normal. Había partes que tenía que caminar y no me pesaba, porque me sentía preparada para soportar la fátiga, así fue como transcurrieron 9 kilómetros de ir por un camino que parecía no tenía fin, no sabía a dónde iba y eso suena un poco raro, porque generalmente en una carrera en la ciudad llegas a un determinado lugar y está habitado, aquí no, ibas por un camino que parecía interminable, sin nada más que naturaleza que podía hacerte preguntar ¿Y dónde está la maldita vuelta? ¿Cuándo vamos a regresar? En el momento que ví que venía el puntero de regreso y empezaban a pasar corredores dije ok, esto tiene final y todo lo que sube tiene que bajar y así fue como ví a varios amigos viniendo de regreso, mi esposo al que le dije “Ese Kicks (un amigo) viene echo la chingada” y por fin llegué al punto de regreso, me alegré dí media vuelta y entonces ahí descubrí que todo lo que las bajadas también tienen su chiste. Parecía que sería fácil bajar pero por ratos había subidas y eso lo complicaba uno iba con un ritmo rápido y de pronto la subida y uno metía como la primera de nuevo, además de que las bajadas eran muy inclinadas por lo que tenías que pisar bien sino te ibas literal hacia delante. Entonces no les cuento la diferencia de parciales que tuve desde 1km de 8min hasta 1km de 5:35min bueno, pues ni hablar hubo de todo.

Ya venía de regreso cuando veo de nuevo el letrero de 17km y ahí descubrí que para llegar a la meta hay que subir – ¿A qué loco se le ocurrió esto? Ya venimos cansados y nos ponen a subir casi unas paredes – pensaba mientras subía, venía fundida y la gente lindísima diciendonos ¡Ya es lo último, correle! Echando porras y al final cuando llegué, la cara de mi foto muestra la alegría y el cuánto lo disfruté.

Debo confesar que me valió sorbete que tenía un ritmo que hacer, si veía por ratos el reloj y decía chin ya valió, pero venia en un modo de felicidad al maximo, tenía mucho que no disfrutaba tanto ese correr sin saber que hay adelante, esa curiosidad, ese asombro por ver algo que no conoces, esa neblina que bañaba todo el bosque y los pedazos de campo, esos árboles enormes que claramente llevan cientos de años en ese bosque y que te quedas pensando ¿De qué tanto habrán sido testigos? Muy impactante, al final cumplí el primer mandamiento de este deporte que es disfrutar.

Y con esto se acaban las carreras, no habrá más hasta el siguiente objetivo y no es el Maratón de la Ciudad de México, ya les contaré en su debido momento, aunque varios ya saben, prefiero dejarlo para el último y esta vez ya tengo texto para Maratón de la Ciudad de México, pensaba hablar de un tema en especial pero al final cambié de idea y resulta que un día me llegó la inspiración y lo acabé, falta editarlo y ponerlo bonito…

Así es como llego al final de este post, esta será una semana pesada en cuanto a kilometros y mañana me tocan unas repeticiones de muerte, pásenla bonito, disfruten sus kilómetros, no vean el reloj relajense tantito y nos leemos pronto

*Foto de portada tomada del Facebook de Asics Mexico

Mariana

Orgullosos 2:07 – Medio Maratón Ciudad de México

El pasado 29 de julio se corrió una edición más del Medio Maratón de la Ciudad de México patrocinado por Banorte; 30 mil almas corredoras salieron de la Torre del Caballito ubicado en el centro de la caótica Ciudad de México, para inundar la Avenida Reforma de sus pisadas y la inconfundible playera naranja de este año. No sé si sea, que esta vez decidí enfocarme más en la realidad, en lugar de estar pensando en el sueño de hacer una super tiempazo, que lo disfruté y lo sentí mejor organizado.

Ahora que en este momento donde el rush por las medallas MEXICO está por finalizar, los organizadores deberán pensar si replantear la estrategia para el siguiente año, desde la cantidad de números ofrecidos es la correcta y si la ruta debería cambiar o seguir haciendo lo mismo, en fin creo que será interesante ver como será el próximo año y si seguiremos corriendo muy apachurraditos…

Deseaba correr de nuevo esta carrera simplemente porque soy una NECIA y el año pasado el tiempo me dejó un mal sabor de boca; apesar de que ya contaba con un nuevo en Medio Maratón PR (ESPN 2:01) quería un mejor tiempo al año pasado así que decidí volver a hacerlo, inscribirme con la condición de simplemente NO ESTRESARME. Así que con esto en mente y siendo consciente de la cantidad de gente , la ruta que es pesada y considerando no podría correr a full porque tenía que sacarlo a ritmo maratón ahí estaba yo a unos metros del letrero de 21k pensando “¿y si me saldrá este año?”

Ha sido un año de muchos logros (y chingas también), sonará cliché pero me siento más fuerte que nunca, no cabe duda que ha funcionado el comer bien, respetar el plan; obvio no hay que mentir, la subida hacia Explanada es un reverenda mentada de madre y el poder controlarse en la bajada de regreso es todo un reto…

Y pues hablando ya del como fue, en pocas palabras, me pasó de todo un poco, desde casi caer literal de boca, ganas psicológicas de ir al baño e incluso traer un catarro castroso que no me deja, pero en general lo disfruté; no niego, me cansé, son varios los cambios de altura y eso lo hace que no te aburras. Al final llegué con un orgulloso tiempo de 2 horas, 7 minutos, 58 segundos y ahí va lo interesante, el año pasado hice 2:18 y en mi primer maratón hace 5 años hice 2:35 o más creo, claramente aquí la razón de la cual me sienta muy orgullosa he mejorado; no hay nuevo récord y creo que no lo habrá en esta ciudad, por lo que estoy pensando hacer una parada en Monterrey para noviembre y hacer mi medio maratón favorito: el 21k de Nuevo León pero aún no hay nada escrito, primero lo primero y en este momento es el maratón que tengo en la puerta … Ya les contaré

Por cierto después de correr me fui alcanzar a mis amiguitos de Runnersplus que hicieron un excelente trabajo en su distancia de 34 kilómetros rumbo al Maratón de la Ciudad de México

Por último es muy triste comentar sobre los dos corredores que fallecieron, no podemos hacer conjeturas sobre lo que pasó, su estado de salud y si estaban bien entrenados, lo que sí, es que por nosotros debemos asegurar que un médico especializado evalúe nuestra salud, como es una prueba de esfuerzo, conocer nuestro historial familiar en cuanto afecciones cardíacas, hay que cuidarnos y aprender que prevenir es mejor que corregir (hasta pareció comercial)

Oficialmente estoy a 6 semanas de la mayor prueba y no quiero ni pensar en ella porque me estresa, angustia, todo. El próximo domingo 12 de agosto iremos a la cuarta prueba de ASICS TRIALS y no tengo ni idea de en qué consiste y después vendría la distancia máxima y justo me siento como Lisa Simpson hiperventilando, a ver qué tal

Mientras tanto a seguir entrenando, a darle a las distancias (que hoy me fue pésimo, ni hablar así es este), repeticiones (les tengo que contar que estoy enamorada de la pista de Plan Sexenal, no sé porque la siento tan suave, prometo escribirles más de este increíble lugar) y a darle que los maratones no se corren con solo sueños y esperanzas!

Saludos!

La decisión de seguir

El siguiente texto fue escrito el pasado 31 de mayo, es algo muy personal que si alguien se siente identificado y le sirve adelante...

Hace un año compartía que estar en el club treinton no era tan malo, era la onda! ¿qué cosa mala podría pasar?

A los cuatro meses y días de tener 31 años, mi vida cambió 180 grados… si lo quisiera explicar con una analogía un día estaba sentada en un bonito restaurante tomando una buena copa de vino viendo cómo la vida era perfecta a una pinche batalla llena de lodo, desastre, con cara de qué hago y sí, mucho dolor…

A la fecha a veces me pregunto : ¿Qué carajos nos pasó a mi familia y a mí? Hasta los pobres perros sufrieron, un desastre total; casualmente dentro de ese caos había un orden y a pesar de que las cosas estaban muy mal, había algo que no cuadraba… No todo era negro y había una chispa de esperanza que permitía poder seguir…

El ser humano está diseñado para sobrevivir, está escrito en su ADN, y se ve reflejado en la habilidad para sobrevivir desde algo tan trivial que es mudarse de casa (aunque usted no lo crea los psicologos lo categorizan como un duelo) hasta un terremoto o incluso una guerra. No sabemos que traemos ese chip integrado y entonces en el momento necesario se prende y nos ayuda a continuar.

Así fue como tomé la decisión más importante de mi vida (hasta ahora): no me iba a hundir, no iba a deprimirme o entra en fase de autosabotaje como alguna vez lo llegué a hacer, iba a seguir y estaba consciente que habría días malos, tan malos como para cavar un hoyo y meterse; ¡adiós! a la chingada todos, no quiero ver a nadie, quiero hundirme en mis propias lágrimas… pero casualmente incluso hasta las lágrimas se acaban; entonces una vez que pasará eso, quitaría la tierrita y saldría a seguir dando lata al mundo. Bajo esa premisa sabía que tenía que continuar y seguir, utilizar esa habilidad y seguir adelante.

Debo confesar que en el resto de mis 31 años literal ¡me hice vieja! Jaja me salieron arrugas de tanto estrés, el cuerpo me pasó factura de todo el desmadre e incluso hubo días que sufrí, si alguien lo ha sentido lo entenderá, agotamiento mental al grado de que correr un maratón no era nada versus este cansancio anímico y mental que tenía… Pero también, como les repito, dentro del caos impera un orden y entendí muchas cosas:

  • La primera que hay cosas que nos estresan tanto y no valen pena. Ejemplo ilustrativo: Hace una semana le metí un rayón al carro ¡así! ¡Bien bonito! en otra ocasión me hubiera puesto de malas, mentado madres todo el día y estaría pensando en el costo, esta vez dije ¡chin! Ni modo ya la regué, me tengo que hacer responsable, pagar y pues la próxima vez que haga las cosas al aventón recordaré cuanto me salió el chiste. Basta de estarse poniendo la nubecita arriba de la cabeza por cosas banales, la vida es bien corta, así que next plis.

  • La segunda, nunca es tarde (que parezco loro de tanto repetir) aunque suene ñoño o cursi decir te quiero a esa persona especial. Mamá, papá, hermano, primo, abuelo, amiga, esposo, perro, pero recuerdenles cuanto los quieren. Estamos tan acostumbrados a esperar ocasiones especiales para decir lo que sentimos y no debería ser así ¡Diganle te amo, eres especial, gracias por estar aquí a sus seres queridos! Su alma descansará, se verán más bonitos y puede que en una de esas le alegran el día a alguien que lo necesitaba

  • La tercera, aceptar y abrazar el dolor derivado de la situaciones fuerte que hemos vivido. Sentir dolor no debe ser algo vergonzoso o categorizado como debilidad, no debe causa lástima o compasión; el dolor es algo natural, es un mecanismo que nos sirve para detectar limites y trabajar nuestras resiliencia. Al día de hoy a veces siento mucho dolor, pero aunque suene muy cliché, decidí tomarlo, cuidarlo y transformarlo en algo tangible: lágrimas, una carta, correr, un dibujo, el punto es convertirlo en algo funcional, jamás guardarlo o convertir en algo destructivo como cosas estúpidas, ustedes ya sabrán a que me refiero.

Afortunadamente también lo malo se acaba y esta edad tan tortuosa para mí por fin se acaba, será un cumpleaños muy raro y extrañaré físicamente mucho a mi Rubia, pero hay que seguir, como me lo repito siempre por ella y para ella.

Hoy agradezco que dentro de todo este año tan pesado y complicado, Dios nunca me dejó sola, incluso sentí era una prueba para demostrar realmente mi fé y hoy estoy convencida de que mi espiritualidad pasó por la una prueba muy fuerte. Hubo mucha gente que Dios nos envío y estuvo y ha estado ahí, desde mi esposo que me ha visto en mis peores catarsis y ha sido una guía, un compañero de vida, mi madre que es un titán y nuestra relación que se ha vuelto más estrecha e incluso puedo decir lo afortunada que soy en que incluso gente que creí nuestros caminos estaban ya separados se volvieron a unir, gracias de nuevo.

El único deseo que le soplo a mis velitas es: que Dios cuide a mi gente querida y todos los que nos ayudaron, que sean felices y se cumplan sus sueños…

Gracias 31 me golpeaste muy fuerte pero me levanté y seguiré andando…

La próxima semana voy al G15K Gatorade y lo voy a romper, saludos 🙂

Mariana

Un año con Runnersplus + 21KESPN

Para lo que no sepan soy Project Manager, me encargo de llevar proyectos internos dentro de una empresa. Dentro de la administración de proyectos, se define un alcance, tiempos y cuáles serán los ENTREGABLES; el correr representa para mí un proyecto y el principal entregable es correr un maratón en 4 horas… Pero para eso primero tengo que lograr bajar tiempos en las distancias de abajo…

El año pasado decidí que para poder lograr mis distancias necesitaba hacerlo en equipo, correr sola es increíble todos lo saben, pero a veces también uno necesita ver otras caras después corriendopara no desistir.

Llegué a Runnersplus esperando bajar mis tiempos y aprender más sobre cómo correr, sin embargo, lo que encontré fue más que eso, fue camadería, trabajo en equipo y amigos. Siempre he dicho que hay amigos para toda ocasión, amigos del trabajo, amistades de hace muchos años y cada una es diferente; con Runnersplus comparto la mayoría de las mañanas de los fines de semana; muchos de ellos han tenido atenciones tan lindas como ir a darme el pésame cuando mi hermana partió, darme un abrazo y apapacharme después de todo lo que pasó incluso estar al pendiente de mi familia, definitivamente encontré más de lo que buscaba.

Estos últimos meses decidí apegarme más a entrenar, incluso hacer dieta cosa que jamás había hecho y el entregable del día de hoy salió increíble. El 21K de ESPN sería la prueba en la que mediría si la velocidad adquirida en carreras cortas podía llevarla a una distancia mayor; el resultado fue alentador, se pudo, con algunos detalles, como la fatiga de la rodilla, el inexplicable cansancio de brazos ¿? (Alguien necesita hacer ejercicio pa’ los fideos aguaditooos) y trabajar en no salir como yegua desbocada.

Lo que me sacó las lágrimas y que jamás creí se sintiera tan bonito es que te echen porras la gente con la que corres, el corazón se estrujó, la garganta se me hizo nudo y fue el momento perfecto para olvidar el dolor de rodilla (venía hablándole bonito para poder terminar), prometo retribuirles la porra en el Maratón CDMX, en serio gracias.

Me quedé dos minutos arriba del objetivo buscado pero estoy muy feliz con el resultado, jamás había corrido tan rápido medio maratón; ahora sigue darle duro a las distancias, más Explanada, más castillo, más sábados de Risas y Diversión y sí, mucho Runnersplus por un rato.

Muchas gracias a todo el equipo, de corazón, hoy me quito el sombrero para saludarlos ❤️

Mariana

El Manejo de la Expectativa 2018

Hay algo que vengo pensando desde que empezó febrero, creí sería un pensamiento vago, algo que se me olvidaría y no, cada día ha tomado más fuerza:

No correré carreras a lo loco y voy a dejar que el tiempo en estas, me valga madres…

Lo he decidido, correré de acuerdo a mí humor, dejaré de planear y ese día conforme me despierte correré a mí ritmo. Por lo que me preocuparé más, será por lo que hago cada semana y día, buscaré que si me duele, puedo soportar un poco más y es que al final es que me he vuelto una profesional sintiendo dolor…

A veces fijamos metas, pensamos en el final, en el cruzando la meta y no pensamos en el día a día, en disfrutar cada segundo. Añoramos sea el día de mañana ¡Que ya se fin de semana, o vacaciones o Navidad! Y no pensamos en hoy, en este momento, en los pequeños detalles…

Yo ya me cansé de hacer números y aprendermelos para las carreras, en decir que ya llegué el día, en imaginar la meta; es hora ser monotask y que salga como salga, si sal, la serotonina se va al full, sino sale, es el pretexto perfecto para seguirlo intentando y entrenar más duro.

Lo más difícil es empezar, lo más difícil es mantener el ritmo, lo más difícil es acabar; conclusión todo es difícil por eso es tan divertido, lo fácil en cambio, es aburrido …

Hoy me tocó chequeo de 3000 metros y desde ayer pensé, es a 5:17 km/min si sale que chingón, sino pues ni modo reina; no pienses de más, sólo disfrútalo y si duele ya sabes que hacer…

Pues salió menos del objetivo! Jajajaja venía corriendo y dije ay no mamar, esta cosa se volvió loca o voy muy rápido; después de un rato pues si venía bien y ahora tenía que mantenerlo, cuando ví que me fui al cielo con el ritmo dije chingue a su madre o me paro o corro más rápido y pues escogí el segundo camino.

Y es que hace una semana andábamos haciendo distancia en avenida Reforma y me metí una cansada espantosa. Fueron millones de subidas, entre la pendiente, sortear banquetas espantosas y desiguales, el sol brillando como si no tuviera un mañana y que el ritmo cardiaco se fue hasta arriba (incluso paré un momento) acabe cansada, tirada en el sillón de casa de mi mamá durmiendo con el cuello todo chueco viendo Cuna de lobos. No sólo había sido el esfuerzo físico, sino el anímico de que hay días que ya saben son difíciles. Aunado al siguiente martes me sacaron unas bolas de los hombros (ejem ejem gracias estrés) que me sentí como el Jorobado de Notre Dam, pintaba la semana para chiquearme y dije ni madres, me puse a darle, a que sufriera, para consentirme está el esposito o lo perros y pues el resultado así quedo… me siento como ganadora de Miss Universo jaja

Mi próxima parada es la segunda carrera de ASICS Trials y voy con puro correcaminos, que salga como tiene que salir, abajo la expectativa, abajo los planes, corramos con menos mente y más corazón, porque como dice el lema de este condenado blog: vida hay una y muchos kilómetros para recorrerla, adiós!

Mariana

Pd: Dentro de unas semanas cumplo un año con Runnersplus, wow qué emoción, les debo un post completo del bonito equipo que aceptó, prometo trabajar en él…

A los que se van de vacaciones disfruten y a los que se quedan en su ciudad, a darle, que los éxitos no llegan tocando a la puerta…

Gracias por las fotos a Manuel Guerrero compañero de Runnersplus

Las 7 cosas que aprendí corriendo: 2017

Ay 2017 no hay palabras para describirte… Siento que la vida me dijo en el 2017: “estás bien chava, te voy a dar unas cuantas madrizas pa’ que aprendas” , creo que no soy la única que comparte este sentimiento ¿Cierto? Seguramente muchos ustedes se preguntaron ¿qué alguien me explique qué carajos pasó? Traigo un sensación agridulce, sin embargo debo confesar que a pesar que este año por x o y no hubo los mejores tiempos, aprendí muchísimo corriendo. No hay mejor lección que equivocarte, probar y probar hasta encontrar tu propia fórmula y sin más más preámbulos, ahí les va de mi ronco pecho (o más bien de mis ásperas manos) lo que aprendí corriendo en 2017:

Leer más »